Igualdad de género y discapacidad: Una tarea inacabada
La igualdad de género se incorporó al derecho internacional de los derechos humanos mediante la Declaración Universal de Derechos Humanos, cuando fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1948, su artículo 2, apartado 1 recoge que “toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo”

Sin embargo, hoy en día la búsqueda de un empleo estable y debidamente remunerado sigue suponiendo un gran reto para gran parte de la población española. Si además eres mujer con discapacidad el reto se duplica, pues ambos factores (género y discapacidad) se traducen en una doble discriminación que, a veces, se convierte en múltiple cuando actúan otros factores que contribuyen a aumentar su vulnerabilidad. Como es el caso de mujeres con discapacidad que viven en zonas rurales y en las que en muchos casos la falta de adaptaciones no solo supone un aislamiento físico sino también psicológico, situación que se agrava más a más en mujeres con una discapacidad intelectual, sin olvidar, que las mujeres y niñas con discapacidad tienen entre dos y cinco veces más probabilidades de estar expuestas a la violencia que las demás mujeres y niñas y que, además, tienen más dificultades para denunciar.

El Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo de la Fundación ONCE-ODISMET (2021) señala que el 66,7% de las mujeres con discapacidad en edad de trabajar se encuentran inactivas frente al 23,3% de las personas sin discapacidad. Esta discriminación, según el observatorio, no afecta solo al acceso al Trabajo, sino a la precariedad de los puestos en los que trabajan y en los salarios que perciben. Esta situación supone un impacto directo sobre la falta de independencia económica y de riesgo de pobreza y exclusión social del colectivo. 

Hoy 8 de marzo se celebra el día internacional de la mujer, es necesario seguir reivindicando los derechos e inclusión de las mujeres con discapacidad, para ello es fundamental poder contar con el compromiso y soporte, empresarial e institucional. La brecha laboral sigue siendo una tarea inacabada, y en ello deberán trabajar los actores y poderes políticos, empresariales y asociacionales del panorama actual. 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración